Blog ecoXixón

Los gases contaminantes en nuestras ciudades

La contaminación es una alteración negativa del estado natural del medio que generalmente es consecuencia de la actividad humana. El impacto ambiental puede clasificarse en múltiples categorías según el tipo de fuente de la que proviene, por la forma de contaminante o el medio que contamina.

En esta entrada analizamos los contaminantes gaseosos ya que juegan un papel importante en diferentes fenómenos atmosféricos, como la generación de lluvia ácida, el debilitamiento de la capa de ozono, o el cambio climático como consecuencia del efecto invernadero.

Las fuentes o focos de contaminación atmosférica en nuestras ciudades pueden clasificarse en dos categorías:

  • Fijas: industrias, centrales térmicas, sistemas de refrigeración o calefacciones, hogares…
  • Móviles: principalmente por los motores de los automóviles.

La relevancia y el nivel de incidencia de estas fuentes varían en función del volumen de emisión, aunque este no es el único indicador, ya que otros factores como las características geográficas, la orografía, la topología del lugar o las condiciones meteorológicas también afectan de forma notable.

La lista de gases contaminantes es extensa (compuestos de Azufre, óxidos de Nitrógeno, óxidos de Carbono, partículas en suspensión, hidrocarburos, metales pesados, fluoruros, ozono…). Analizamos en esta ocasión los dos contaminantes gaseosos de más repercusión y cuyos niveles alcanzan niveles peligrosos en el mundo actual. Estos son: dióxido de Azufre (SO2) y monóxido de Carbono (CO)

Dióxido de Azufre (SO2):  El dióxido de Azufre es el resultado de la combustión del azufre contenido en los combustibles fósiles (petróleos combustibles, gasolina, petróleo diesel, carbón, etc.), de la fundición de minerales que contienen azufre y de otros procesos industriales.Tanto la exposición a sulfatos como a los ácidos derivados del SO2, es de extremo riesgo para la salud debido a que éstos ingresan directamente al sistema circulatorio humano a través de las vías respiratorias. Además  El SO2 es higroscópico, es decir, cuando está en la atmósfera reacciona con la humedad y forma aerosoles de ácido sulfúrico y sulfuroso que luego forman parte de la llamada lluvia ácida. El dióxido de Azufre  se ha asociado a problemas de asma y bronquitis crónica, aumentando la morbilidad y mortalidad en personas mayores y niños.

Monóxido de carbono (CO): El monóxido de Carbono es un contaminante gaseoso que se produce por la combustión incompleta de los compuestos carbonados (leña, carbón, parafina, petróleo…). Se trata de un gas incoloro, inodoro insipido y tóxico.
Se genera especialmente por las emisiones vehiculares. Pero también se hogar por la combustión de estufas, cocinas y humo de cigarrillo. El monóxido de carbono, una vez en los pulmones, reacciona con la hemoglobina en lugar del oxígeno, para formar carboxihemoglobina.
Afecta a la salud interfiriendo en el transporte oxígeno al corazón, a otros músculos y también al cerebro. Por eso, las personas con enfermedades coronarias sufren un riesgo mayor frente a las exposiciones a este contaminante. Otros efectos sobre la salud humana son: aumento de angina, disminución de las funciones neuroconductuales, menor peso en niños recién nacidos y retardo en el desarrollo postnatal.

De conformidad con la Directiva 2000/69/CE del Parlamento Europeo y del Consejo se establecen valores límite anuales para la protección de la salud humana.

En el caso de del SO2, durante un periodo promedio de 24 horas se establece un valor límite de 125 µg/m3, valor que no podrá superarse en más de 3 ocasiones por año civil. El valor correspondiente al umbral de alerta del dióxido de azufre se sitúa en 500 µg/m3 registrados durante tres horas consecutivas en lugares representativos de la calidad del aire.

En el caso del CO, durante un periodo promedio de 8 horas máximas en un día se fija un valor límite de 10 mg/m3.  El valor correspondiente al umbral de alerta del monóxido de carbono  se sitúa en 55 mg/m3 registrados durante 8  horas consecutivas en lugares representativos de la calidad del aire.

Las emisiones del motor de los vehículos es una de las primeras causas de la contaminación del aire en países como China; donde se alcanzan repetidamente niveles de contaminación peligrosos. También  Estados Unidos, Rusia, México, y Japón son los líderes mundiales en las emisiones de contaminantes del aire.

Continuando con este tema, en próximas entradas analizaremos los niveles de gases contaminantes en la ciudad de Gijón, donde recientemente se han recibido quejas por parte de asociaciones ecologistas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>